Cómo hacer un correcto abrillantado

  • Cómo hacer un correcto abrillantado

    Cómo hacer un correcto abrillantado

    Consejos para realizar un abrillantado de suelos adecuado

    Los suelos de una vivienda, oficina o recinto, pueden llegar a marcar la pulcritud y presencia de un espacio. Para conocer sobre el abrillantado y cristalizado de las superficies, primero se debe conocer las diferencias y peculiaridades de cada tipo de suelo. Para dar color o brillo a un pavimento, debemos conocer su textura y composición para tratarlo debidamente y encontrar resultados óptimos.

    Limpieza según el material

    Se debe diferenciar materiales naturales de pavimentos artificiales. Los pavimentos artificiales pueden ser de hormigón, terrazo, cerámica o cemento; y los suelos naturales podrían ser de materiales como la pizarra, el travertino, el granito o el mármol. Estos pavimentos dependiendo de su composición, pueden llegar a tener texturas distintas, algunos pueden ser más porosos, y otros menos, por lo cual el tratamiento será distinto. Entre los pavimentos que destacan por su porosidad están el mármol, los travertinos o las superficies arcillosas.

    Existen suelos que pueden cristalizarse y otros que no. Entre los pavimentos que pueden cristalizarse están el travertino, el terrazo y el mármol, las cuales deben realizarse con máquinas especiales, como por ejemplo, rotativas con lana de acero fina, conjuntamente con un producto adecuado para tratar este tipo de suelos.

    Hay otros suelos que no pueden cristalizarse, como es el caso de la cerámica, el granito o la pizarra, los cuales son más robustos e impermeables, y cuyo tratamiento es diferente a los anteriormente mencionados. Estos deben mantenerse a través de barrido cotidiano y fregado regular, y el uso de productos como la cera no será necesaria.

    Abrillantado de suelos

    Con el abrillantado de suelos se busca dar más vida y luminosidad a los pavimentos, así como reducir la porosidad de los mismos. Este proceso se puede realizar sobre suelos con base calcárea. Normalmente el proceso se realiza a través de máquinas especiales, como por ejemplo maquinas rotativas con cepillos de acero o lana, y a los cuales se añadirá un producto especial para lograr el acabado esperado.

    Primeramente se debe añadir el producto cristalizador sobre el suelo, y luego pasar la maquina sobre el mismo de manera uniforme, para lograr el efecto que buscamos dar al suelo, el cual obtiene acabados de primera, con superficies que lucen pulcras, brillantes, y que otorgan aires más distinguidos a las zonas.

    Luego, para el mantenimiento diario, se puede realizar de manera sencilla, bien sea con una escoba de manera rutinaria cuando sea necesario, o con una mopa que bien puede llevar un detergente neutro que no dañe el acabado que se ha logrado. También puede usarse aspirador o pulidora (ya esto dependerá de la decisión del propietario).

    Si el suelo ha sido tratado propiamente

    El sistema puede cambiar si los suelos previamente han sido tratados. Los casos pueden ser los siguientes:

    1. Suelos corroídos: Si son sitios donde existe gran cantidad de tráfico (como centros comerciales por ejemplo), el tratamiento debe ser diferente, ya que es un suelo que normalmente ha sufrido. En este caso deben usarse discos de diamante y hacer hasta tres pasadas por el pavimento hasta lograr el acabado.
    2. Superficies sucias: Se puede colocar un decapante alcalino y luego realizar limpieza regular con cera.
    3. Suelos de mantenimiento: Pavimentos que solo necesitan un mantenimiento regular. Se puede aplicar directamente un cristalizador CR-2.

    Más información

    Pulido de suelos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies